fbpx
  • Síguenos:
10 noviembre, 2023 /

Para reactivar la construcción se requiere más que la Ley de beneficio tributario a la compra de viviendas nuevas

Por: Eduardo Ricci Burgos, abogado COHLERS + Partners; especialista en Derecho de los Negocios.

El Gobierno anunció un proyecto de ley que buscaba promover la compra de viviendas nuevas con destino habitacional. El 25 de octubre, el Senado la despachó para su promulgación como ley, pero aún no aparece publicada en el Diario Oficial. 

Esta nueva ley entrega un crédito contra el impuesto a la renta de carácter reembolsable, que se reflejaría en una rebaja anual del Impuesto Global Complementario que haga el comprador, reflejándose en un derecho a devolución de hasta 16 Unidades Tributarias Mensuales (UTM) por cada año hasta completar los 5 años ya señalados, por lo que el Gobierno enfatizó que este subsidio iría en directo beneficio a los sectores socioeconómicos medios. 

Varios coinciden en que esta propuesta será clave para reactivar la construcción, afectada últimamente por el aumento del costo de los materiales debido a la inflación, la dificultad de acceso al crédito y al financiamiento, entre otros factores; pero no nos engañemos, pues ¿qué pasa si el beneficiario está exento del pago del global complementario? Además, en un análisis efectuado al sector, una parte importante del sueldo de los trabajadores de clase media que son propietarios de una vivienda debe ser destinado al pago de las contribuciones. 

Por otro lado, no existen certezas de que se impulse realmente la industria de la construcción, pues no ataca las razones por la que se encuentra actualmente afectada dicha industria, esto es: el aumento de las tasas de interés a los créditos; las barreras de acceso impuestas por los oferentes de créditos; y el aumento del valor del pie en los mismos. 

Así, esta medida no soluciona directamente el problema, ya que opera con posterioridad, dado que sólo es una deducción de impuestos personales post compra y, si se logra comprar, deberá pagarse igualmente el impuesto territorial correspondiente.

De esta forma, y en medio de la crisis habitacional que afecta a nuestro país desde hace más de una década, en realidad, lo que se pretende es incentivar la compra de parte del gran stock acumulado de este tipo de viviendas, que según cálculos de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), alcanza a 114 mil unidades en la Santiago y regiones. 

Entonces, para que exista un real impulso o incentivo a la construcción, que permita reducir el déficit habitacional y el stock de viviendas nuevas, resulta primordial mejorar o potenciar el acceso de las personas al crédito; flexibilizar o reducir las tasas de los hipotecarios; bajar el “pie” como requisito para acceder a aquellos; establecer un incentivo real en la compra en verde o a los inversionistas mediante la creación de subsidios, directos o específicos, a la construcción que operen antes de la compra; y, por qué no, generar mayores facilidades de acceso a un leasing habitacional o permitir la exención real de pago de impuesto territorial a la primera vivienda..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


También puede interesarte


En Inmofest 1º Vivienda puedes cumplir el sueño de la casa propia