• Síguenos:
11 septiembre, 2023 /

¿Escritorio o cama?: oficinas convertidas en departamentos

El mercado de las oficinas vive momentos de cambio. Tras la irrupción del teletrabajo muchos edificios comerciales piensan en la conversión a habitacionales. La pregunta, ¿qué conlleva esta transformación arquitectónica?

Por: Renato Herrera Lagos

La pandemia del COVID 19 y el estallido social nos dejó algunas secuelas y enseñanzas relacionadas a la manera de habitar los espacios, y el mercado de oficinas ha sido uno de los más afectados por la normalización del trabajo remoto. 

Junto a ello, el teletrabajo expandió la manera cómo desarrollar nuestra actividad profesional de forma permanente, aunque muchas son las empresas que deben mantener oficinas para los días que se requiere la presencia física. Por lo tanto, no solo se están usando menos estos espacios en la actualidad, sino que también existe un alto grado de incertidumbre sobre su futuro.

Tasas de descuento inmobiliarias se mantienen estables

Como resultado de esta tendencia, ya es posible ver que distintos edificios patrimoniales del centro de Santiago tendrán una conversión que permitirá que más de un centenar de espacios con fines laborales pasen a ser usados como viviendas, esperando incluso un aumento en el valor. ¿Este escenario seguirá en aumento?

“Creemos que esta tendencia puede ser beneficiosa por varios factores. Primero, desbloquearán una nueva oferta de viviendas bien ubicadas, con acceso a activas áreas comerciales y transporte público. Además, introducir vivienda y una mixtura de usos en barrios así ha demostrado mejorar la seguridad y calidad de vida en estos. Finalmente, toda tendencia que aumente el número de viviendas disponibles es un aporte a un país como el nuestro, con déficit habitacional de cientos de miles de viviendas”, comenta Tomás Charles, co-fundador de Fraccional.

Los mini departamentos de 9 m2 que son tendencia en Japón

Si bien, la transformación de oficinas a viviendas se puede visualizar como una solución más “económica y fácil”, la realidad demuestra lo contrario. El experto señala que cuando se desarrolla un edificio de vivienda, aproximadamente la mitad del costo de construcción puede irse en “terminaciones” y esto aumenta según el estándar de la vivienda, pudiendo llegar fácilmente a un 60% más de costo. Además, las instalaciones sanitarias y normativas pueden ser un desafío a la hora de la transformación.

Los inversionistas deben tener en cuenta las variables normativas, que se permita vivienda en el edificio y que este pueda cumplir con las exigencias de la ley. También se deben evaluar los costos, tanto del edificio como de su modificación y ver si las viviendas resultantes se pueden vender a precios que justifiquen ese esfuerzo. Y, finalmente, lograr un proyecto con viviendas deseables que puedan competir con las viviendas existentes en el mercado actual.

La startup de Durham revoluciona la producción de materiales de construcción

“En cuanto a las proyecciones, creemos que Santiago centro y partes de Providencia podrían ser los primeros candidatos para esta transformación. Probablemente muy cerca de las estaciones de metro y en edificios más bien antiguos que ya necesitan una remodelación incluso si se quedaran como oficinas”, finaliza Tomás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede interesarte


En Inmofest 1º Vivienda puedes cumplir el sueño de la casa propia