• Síguenos:

A partir del 2000, la normativa mejoró la aislación térmica de las construcciones residenciales. Desde entonces, se han introducido novedades en materiales y diseño que vale la pena tener en cuenta a la hora de comprar o arrendar.

Por: Renato Herrera Lagos

Con la llegada de las bajas temperaturas y las enfermedades respiratorias, nuestra principal preocupación se centra en calefaccionar el hogar con menos consumo energético, ya que es un gasto que aumenta considerablemente durante la época de otoño-invierno.

Según el “Informe Final de Usos de la Energía de los Hogares en Chile” de la Corporación de Desarrollo Tecnológico, el 50% del consumo total de energía en una vivienda se destina a calefacción. Esta situación es más extrema en el sur, donde la calefacción representa más del 80% del consumo energético final de los hogares.

Antes de pensar en qué tipo de calefacción conviene más al bolsillo, lo primero que debemos saber es que la mejor medida para reducir el consumo energético es mejorar el aislamiento térmico del hogar.

Índice de Calidad de Vida Urbana lo que nos dejó el informe de la CChC y el IEUT de la UC

«Mientras mayor sea la calidad y el recubrimiento de la envolvente térmica en muros y techos, menor será la pérdida de energía en invierno y evitará que la vivienda se sobrecaliente en verano», señala José Miguel Montecinos, Gerente Técnico y Desarrollo de Inmobiliaria Altas Cumbres.

La buena noticia es que la regulación térmica ha permitido que las viviendas construidas a partir de 2000 cuenten con estándares mínimos de aislamiento. Esto se traduce en que las casas y departamentos tengan una mejor capacidad de mantener una temperatura confortable sin elevar el consumo energético, lo que pueda marcar una gran diferencia si consideramos que cada grado puede suponer una variación del 7% en la cuenta de luz, según un estudio de la Organización de Consumidores en España.

Los expertos recomiendan, a la hora de cotizar una vivienda, revisar si tiene estándares de eficiencia energética o cuenta con Calificación Energética de Viviendas (CEV), instrumento desarrollado por el MINVU para calcular el ahorro y comparar de acuerdo con el sello obtenido, que va de la letra E hasta la letra A, desde menor o mayor eficiencia.

Todo sobre la Calificación Energética en una vivienda

El avance del diseño y los materiales también ha aportado a mejorar la eficiencia y el confort térmico de los hogares. «Hoy se utilizan materiales de aislamiento avanzados, como espumas aislantes de alta densidad, revestimientos más resistentes y principios pasivos que ayudan a renovar el aire del interior de la vivienda, lo que reduce la condensación, la contaminación intradomiciliaria y la circulación de virus”.

“El diseño se caracteriza por unas aberturas en las caras opuestas de la parte superior de la vivienda, que hace que el aire caliente y viciado ascienda y salga por la diferencia de presión. Está ventilación, llamada convectiva, evita tener que abrir las ventanas para ventilar y por supuesto, los cambios de temperatura», destaca José Miguel Montecinos.

Calefacción

27F
2D
3D
8M
A&G
AFP
Bar
BID
CAE
CCI
CCS
CDE
CES
CMF
CMN
CO2
CPC
CPI
CVD
DOH
DOM
DS1
E2E
EFE
EIA
ENE
ESG
FMI
GAM
GFK
H2V
HUM
IA
ICV
IND
INE
INN
IPC
ISP
IVA
JLL
LED
LoT
Luz
MI
MMA
MOP
MTT
MUT
NAR
NBA
NCh
NY
OMS
ONG
ONU
PDI
PEH
PHE
PIB
PIS
PRC
PUC
QR
RED
RM
ROI
SAG
SEA
SII
SMA
TEA
TGR
TIR
TPM
UC
UF
USS
UTM
En Inmofest 1º Vivienda puedes cumplir el sueño de la casa propia