fbpx
  • Síguenos:
11 julio, 2022 /

El derecho a la vivienda en la nueva Constitución

La propuesta de la nueva Carta Magna, procura garantizar “el derecho a la vivienda digna y adecuada”. Esto significa que el Estado deberá ser partícipe en la construcción, diseño, rehabilitación, conservación y en la innovación de los proyectos habitacionales. 

Por: Tomás Rodríguez B

Aprobado el artículo 51 para la propuesta de nueva Constitución Política de la República de Chile, que establece que “todas las personas deben tener acceso a una vivienda digna y adecuada, que permita el libre desarrollo de una vida personal”, garantizada por el Estado implica que éste deberá participar en todo el proceso de la planificación habitacional. 

Con todo esto se abren nuevos debates, como por ejemplo: en el inciso 2 del artículo 51, donde se menciona que se puede tener un inmueble sin necesariamente tener dominio total de este. Muchos se preguntan: ¿en qué modifica todo esto mis actuales derechos respecto al acceso a la vivienda?.  

El ex constituyente Javier Fuchslocher, explica: “lo que se hace es hablar de la seguridad de la tenencia, no quita el derecho de propiedad, sino que genera una certeza jurídica para abarcar otro tipo de relaciones que tienen las personas con su propiedad. Obviamente, la forma más segura de tenencia es la casa propia, pero hay otras formas de tenencia como la colectiva, cooperativas y también está la opción del arriendo, pero en ninguno de estos casos se pone en riesgo la propiedad de las personas sobre sus viviendas”.   

Así, el hecho de que se hable de tenencia implica que el Estado, no solamente entregará subsidios que le brinden el dominio total de un inmueble a las personas, sino que también, pueden existir otros tipos de subsidios como lo son los de arriendo. De hecho, esto se planteó en el Programa de Gobierno del Presidente Gabriel Boric y entonces sería solventado con la creación de una inmobiliaria popular, pero no llegó a puerto. 

Otro punto relacionado está descrito en el artículo 78, donde se garantiza que “todas las personas tienen derecho de propiedad en toda sus especies y sobre toda clase de bienes”. Al respecto, el ex constituyente Fuchslocher señala que “este derecho le permite a una persona hacer con su vivienda lo que la ley le permita: vender, heredar o permutar. También puede tener una o más viviendas, porque en ninguna parte del articulado se pone un límite, las personas tendrán las casas que quieran y estarán protegidas por el derecho de propiedad”.   

Compartir Noticia

En relación a la crisis de vivienda actual, la ex constituyente Teresa Marinovic, hace referencia a que en la nueva Carta Magna no se ha dejado expresado explícitamente cómo se resolverá esta situación: “nosotros pedimos que a su propia norma, añadieran la expresión ‘vivienda social propia’, pero lo rechazaron una y otra vez”. 

Por el contrario, la constituyente Dayyana González cree que el derecho a la vivienda si podrá solventar el déficit habitacional “puesto que, entrega mayor herramientas legales a los cientos de pobladores que buscan una solución habitacional en condición digna. Además, deberá materializarse a través de nuevos proyectos de ley en el legislativo, sin embargo, también se presentan normas transitorias que establecen plazos para avanzar”.

Finalmente la propuesta de la nueva Carta Magna se ha enfocado en procurar que el Estado sea garante en lo que respecta a los derechos de propiedad, con un fuerte énfasis en poder combatir el preocupante déficit habitacional y haciéndolo partícipe en la construcción, diseño, rehabilitación, conservación y en la innovación de los proyectos habitacionales, pero todavía queda mucho debate por delante para despejar las dudas y comprender cómo se enfrentarán los nuevos desafíos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede interesarte