• Síguenos:
21 abril, 2023 /

Revitalización urbana, el camino a seguir

Nicole Solé, Arquitecto PUC, Santiago- Magíster en Planificación Urbana UPC. Gerente General Inmobiliaria Exxacon

La ciudad es un ente vivo y dinámico en constante evolución, por lo que el reciclaje, reconversión, remodelación y construcción de barrios nuevos, deben ser factores para la búsqueda de la mejora continua. Es lo que se denomina “revitalización urbana”, y en este contexto, el desafío es generar subcentros en vez de seguir extendiendo los suburbios.

De cara a esta premisa, la calidad de vida es mejorable si vivimos cerca de nuestros trabajos y de la educación de nuestros hijos; si logramos generar redes de apoyo en la comunidad/colectividad; y si establecemos espacios seguros y de convivencia. Para todo esto, es necesario inspirarnos en quienes lo están haciendo mejor que nosotros y aprender a densificar las ciudades de manera más equilibrada. Miremos cómo lo han hecho, por ejemplo, los países escandinavos o nuestros propios vecinos argentinos.

Respetar la arquitectura no significa que no podamos seguir haciendo ciudad, sino que se trata de construir una nueva que aprenda a convivir con la histórica, pero hoy nos enfrentamos a una actitud bastante sectaria y elitista de algunos vecinos que no están dispuestos a que sus barrios ya consolidados, con equipamiento, conectividad y transporte se densifiquen, negando la misma oportunidad a miles de otras personas que deben viajar durante horas a sus lugares de trabajo o estudios.

No tengamos miedo a generar barrios desde cero, a levantar nuevos subcentros de usos mixtos y excelente conectividad en zonas que hoy están en la precariedad, o bien, en sectores industriales que hoy están insertos en la ciudad. Demoler para Reconstruir no es aberrante, si se hace bien y con planificación. No todo lo pasado fue mejor; nuestro presente y futuro pueden ser infinitamente superiores. Se trata de densificar para congregar.

Debemos aprender a diferenciar y potenciar nuestros barrios históricos con arquitectura de calidad, y eso significa, no quedar a merced de decisiones que se basan en gran parte en el número de votos que se pueden lograr, o quedar sometidos a regulaciones liberales de las cuales muchos abusan (como el caso de Estación Central), o de otras más restrictivas que no piensan en el bienestar de la mayoría como ocurre en Américo Vespucio, la segunda avenida más grande de la capital que limita con Ñuñoa.

El ejemplo de la Avenida Américo Vespucio es un gran ejemplo respecto a cómo las normativas pueden restringir la restructuración en pro de las mejoras en términos de densificar las ciudades. Esta avenida cuenta con 60 metros de perfil y en ella se han hecho sendas inversiones en infraestructura pública y privada, red de Metro, autopista Vespucio Express, centros comerciales, equipamiento a gran escala, pero el nuevo plan regulador restringe tanto la altura como la densidad, permitiendo sólo edificios de hasta 7 pisos y departamentos de no menos de 100 M2.

Por todo lo mencionado se requiere de forma urgente un ente que defina los cambios de la ciudad, un especialista independiente y ajeno a los votos de su futura reelección y a las exigencias de unos pocos; un especialista que piense la ciudad como un todo, buscando la mejor manera de desarrollar subcentros con densidad equilibrada que permitan, a su vez, que cada vez más personas puedan vivir dentro de la ciudad y no fuera en suburbios poco felices, poco equipados y a kilómetros de distancia de todo.

En vez de congelar la ciudad y restringir usos, alturas y densidad con muy poco criterio -o más bien criterio político y no técnico- trabajemos juntos, inmobiliarias y expertos, promoviendo a través de nuestros proyectos arquitectura de calidad, cesiones de áreas verdes públicas a la comunidad y espacios privados de uso público que integren las construcciones a la ciudad; en vez de proponer barrios tras muros y rejas, busquemos abrir nuestros proyectos al espacio público, porque así, tendremos mayor control de nuestra seguridad, lograremos veredas y áreas verdes más amables y acogedoras.

Ese es el camino para una adecuada revitalización urbana, más allá de la planificación macro que toda ciudad en crecimiento requiere, necesitamos poner el foco en aunar los esfuerzos para que podamos aportar como sector privado y dejar de ser “el enemigo”.

Una respuesta a “Revitalización urbana, el camino a seguir”

  1. Lionel Sotomayor dice:

    Excelente comentario. Estoy de acuerdo con densificar mas que expandir la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede interesarte


En Inmofest 1º Vivienda puedes cumplir el sueño de la casa propia