• Síguenos:
4 septiembre, 2023 /

Reconversión de Oficinas en Viviendas: Un enfoque transformador para abordar el Déficit Habitacional

Por: Francisco Bascuñán, director ejecutivo Inmobiliaria Norte Verde.

En Chile, donde el déficit habitacional alcanza las 670.000 viviendas, el alza del teletrabajo ha generado una oportunidad inesperada en el panorama urbano: la reconversión de espacios de oficinas subutilizados en departamentos.

Así, el auge del trabajo remoto impulsado en gran medida por la pandemia, ha transformado radicalmente la dinámica laboral, y como resultado, las oficinas que alguna vez bullían de actividad, ahora enfrentan altas tasas de vacancia, suspendiendo numerosos proyectos o quedando sin recepción aquellos que se encontraban en desarrollo.

Por ejemplo, en lugares como la comuna de Santiago la tasa de desocupación de oficinas llega al 11.3% y es una tendencia ascendente, según datos de Colliers. Ante esta nueva realidad, aprovechar los espacios laborales disponibles y convertirlos en viviendas, emerge como una solución pragmática y visionaria para enfrentar el problema del déficit habitacional.

El modelo transformación de espacios de oficinas en unidades habitacionales crece con fuerza en todo el mundo. Desde España hasta Nueva York, los edificios en desuso se están convirtiendo en refugios acogedores. En Estados Unidos, se estima que el 16% de las oficinas están disponibles y el alcalde de Nueva York, lanzó un plan para convertir oficinas vacías en viviendas como una medida que podría crear 20.000 unidades habitacionales, en una ciudad que enfrenta una evidente crisis habitacional.

Esta iniciativa no sólo aborda el déficit habitacional, sino que también, proporciona beneficios económicos y medioambientales. El “repurposing” suele ser más barato que construir nuevos edificios desde cero. Reutilizar estructuras existentes contribuye a la sustentabilidad, reduce la huella de carbono y entrega una respuesta más ágil a las personas que esperan por años su hogar.

Asimismo, también ofrece ventajas en calidad de vida y tejido social; permite revitalizar áreas urbanas; atraer a nuevos residentes; y crear comunidades conectadas. Sin embargo, este camino no está exento de desafíos. Una planificación cuidadosa debe abordar diversos factores, como la remodelación y adaptación que pueden tener costos significativos, así como las regulaciones y permisos, que igualmente deben ser considerados. Otras aristas a evaluar, son la infraestructura y los servicios públicos para garantizar que estas nuevas viviendas sean cómodas y funcionales.

Lo cierto es que esta tendencia ha encontrado eco en Chile. En Santiago Centro, la reconversión está avanzando lentamente para dar un uso habitacional a tradicionales edificios de oficinas. El Gobierno también está considerando seriamente esta alternativa como respuesta al déficit habitacional. La propuesta de comprar edificios de oficinas abandonados para su conversión en viviendas está en la mesa.

No obstante, es crucial evaluar cuidadosamente el alcance de la medida. Si bien podría ser una solución relevante, se debe tener en cuenta que la magnitud puede ser limitada en términos de la cantidad de viviendas resultantes.

Con todo, la escasez de viviendas es un tema urgente que requiere soluciones audaces. La adecuación de espacios sin uso en viviendas, no solo es una forma de abordar este problema, también una oportunidad para revitalizar comunidades y fomentar la sostenibilidad. En última instancia, el reaprovechamiento de oficinas en hogares es un recordatorio poderoso de cómo la adaptación y la innovación pueden surgir incluso en los lugares más inesperados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede interesarte


En Inmofest 1º Vivienda puedes cumplir el sueño de la casa propia