fbpx
  • Síguenos:
23 octubre, 2023 /

Permisología: el indicador de la burocracia que hunde el desarrollo y bienestar del país

La discusión sobre los coletazos referentes al tema de la permisología que planteó hace algunos días el mismo ministro de Hacienda, Mario Marcel, abre un debate amplio a cómo poder continuar y abordar las complejas problemáticas que traen los excesivos plazos de tramitación de un proyecto de inversión que afecta, directamente, en el desarrollo económico de nuestro país.

Sobre las trabas burocráticas mencionó Marcel: “Incluso hay momentos en que, cuando uno ve la trayectoria y la experiencia de ciertos proyectos, casi desespera” y es que en un diagnóstico realizado por la Comisión Nacional de Evaluación y Productividad (CNEP), se detectó que en los casos más dramáticos existe una tardanza de más de 11 años para que un proyecto pueda ser autorizado.

Lo más preocupante es que el problema en los tiempos de espera excesivos para obtener permisos no es sólo local, sino que está presente en toda Latinoamérica, por lo que se ha transformado en nuestra región en un severo freno para el impulso en la economía.

Por nuestro lado, el Gobierno ya tiene en la lupa la problemática y se comprometió con un plazo máximo de aquí a final de año, para tener una propuesta que logre resolver los cuellos de embudo que lleva más de una década perpetuándose y afectando la capacidad de levantar nuevos proyectos de cara a poder impulsar el desarrollo de nuestro país.

Así, entre algunas de las soluciones propuestas se estableció la posibilidad de generar plazos específicos y mejorar la triangulación y cooperación, entre las instituciones técnicas, así como también, crear un sistema unificado que gestione los diversos permisos que se pierden en el mar de departamentos por el cual tienen que pasar y ser aprobados.

También se habla del silencio administrativo, como una solución a la lentitud de la burocracia estatal, ya que ésta figura faculta la posibilidad de que después de que pase un tiempo extenso establecido donde una institución no responda a una solicitud, por ley se aplicará o el “silencio positivo” para ser aprobada, o el “silencio negativo” para ser denegada.

Lo importante es que existen caminos y que se está buscando acelerar las respuestas tanto en la entrada como en la salida de proyectos, además, se va tomando consciencia de que la permisología es parte de las malas prácticas burocráticas que afectan directamente el incentivo o desincentivo de posibles inversiones y que debe modificarse con urgencia.

Ahora, hecho el ejercicio de concientización de dónde se debe atacar el error, queda esperar que se concreten los cambios en el corto plazo, para luego identificar tangibles que determinen si las nuevas fórmulas funcionan. Entres estos, el PEH y como se avance con la entrega de viviendas sociales, puede ser un buen indicador.

Compartir Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede interesarte


En Inmofest 1º Vivienda puedes cumplir el sueño de la casa propia