fbpx
  • Síguenos:
8 febrero, 2024 /

Legado Bicentenario

Por: Carlos Maillet Aranguiz, Arquitecto, Director de la Licenciatura en Arte y Conservación del Patrimonio USS

Sebastián Piñera Echeñique (1949 – 2024), fue el presidente durante el Bicentenario de la Independencia de Chile en 2010. Debido al trágico terremoto del 27F, las ideas iniciales para las celebraciones se transformaron y se convirtieron, en definitiva, en elementos de la mejora de la gestión pública, tratando de emular las grandes celebraciones centenarias que ocurrieron en Latinoamérica a principios del siglo XX.

En 1910 cuando Chile cumplió 100 años de independencia, se construyeron entre muchos otros monumentos, el edificio actual de la Biblioteca Nacional y el Museo Nacional de Bellas Artes, además se llevaron a cabo importantes proyectos urbanísticos, como el plan de Vicuña Mackenna y la reforma propuesta por Karl Brunner para el centro histórico, como la creación de grandes espacios como el Parque Forestal. Dichos proyectos consolidaron la idea de una república a 100 años de su independencia.

En 2010, Sebastián Piñera impulsó el famoso “Legado bicentenario”, un programa de intervenciones que contemplaba la presencia de inversiones estatales en todas las regiones de Chile. Fue presentado en agosto de 2012 frente al Palacio de la Moneda, con la presencia de todos los ministros.

Consistía en renovar la inversión pública de cara al futuro, incluyendo la reconstrucción posterior al terremoto del 27F, con un fuerte énfasis en el rescate y preservación cultural, histórica y patrimonial en la mayoría de los casos.

En su discurso, Piñera pronunció una frase elocuente sobre su trabajo: “dignificar lo cotidiano”. Según él, llevar lo mejor de la belleza, los espacios cívicos, el deporte y las grandes obras de infraestructura al espacio público, es la mejor manera de dignificar a la persona y a la república.

Pero más allá de una obra en particular, el “Legado bicentenario” del ex Presidente, fue una actitud de mejora del espacio público. Esto se reflejó en diferentes proyectos concretos, aunque solo mencionaremos algunos en estas líneas. Tales fueron la renovación del Palacio Pereira; los más de 400 proyectos patrimoniales rescatados con el Fondo del Patrimonio Cultural; los proyectos del Museo Regional de Atacama, y; la Biblioteca Regional de Antofagasta.

Así como el Parque de la Familia en Quinta Normal (continuación del famoso “Mapocho Navegable”); la colocación de la primera piedra de la Villa Olímpica de Santiago 2023; la renovación del Palacio Baburizza; la recuperación del mausoleo de Gabriela Mistral; la renovación de las iglesias altiplánicas; el Parque de la Ciudadanía alrededor del Estadio Nacional; y la recuperación del Barrio Cívico en Concepción y Santiago.

Estos son solo algunos de los proyectos impulsados por Piñera, pero su legado se evidenció también en la Fundación Futuro, que desde 1993 se ha dedicado a educar a profesores de diferentes regiones, brindándoles becas para visitar el Parque Tantauco, proporcionándoles maletas educativas para sus clases y acompañándolos en su labor docente con cientos y cientos de niños y niñas, incluyendo inmigrantes y personas de diferentes orientaciones políticas. 

El “Legado bicentenario” de ex Presidente fue relevante e indiscutido, y abarcó no sólo obras y proyectos concretos, sino también, una actitud de mejora del espacio público y el impulso de la educación cultural, entre otras tantas iniciativas que se ejecutaron a través de la Fundación Futuro y del servicio público que brindó entre 2010 y 2014, y entre 2018 a 2022.

Si algo personal del ex Presidente Piñera uno puede compartir en estas líneas, es su comprobada promoción de proyectos de continuidad cultural, es decir, entender la inversión pública patrimonial, como un legado de largo aliento.

Compartir Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede interesarte


En Inmofest 1º Vivienda puedes cumplir el sueño de la casa propia