fbpx
  • Síguenos:

Certificaciones de sustentabilidad: un gran diferenciador en el mercado inmobiliario

Por: Arq. Gonzalo Mut – Gerente Comercial Pasiva Mgtr. Diseño y Construcción Sustentable LEED Green Associate – Edge Expert; Evaluador Energético Minvu ;  Asesor CES – CVS.

“Ubicación, ubicación, ubicación” un mantra que ha sido la piedra angular del negocio inmobiliario desde siempre y que lo sigue siendo. Donde se sitúa un proyecto determina gran parte del negocio, los estándares con los que contará el proyecto en base al público objetivo, tipo de amenities, terminaciones interiores y valor final. Todas estas variables están dentro de la propuesta de producto que se lanza al mercado y el comprador será quien las ponga en la balanza según sus preferencias y tome la decisión.

Pero ¿qué pasaría si dentro de los atributos de un proyecto, estuviera el ahorro de energía y agua, mejores condiciones de financiamiento, mejor confort térmico y mejor calidad de vida?

Los diferenciadores comerciales de los desarrollos inmobiliarios destinados a viviendas se han estancado en ciertos atributos con los que sus competidores también cuentan. Departamentos pilotos con la firma de un diseñador y espacios comunes llamativos llenan la vista del visitante, pero la verdad es que si bien son estrategias que funcionan, poco hacen al momento de destacar frente al proyecto al otro lado de la calle. Es aquí donde una certificación puede inclinar la balanza en la toma de decisión de compra.

Actualmente existen varias certificaciones en esta línea; las hay de desarrollo nacional como la Calificación Energética de Viviendas (CEV), la que indica el desempeño energético del edificio mediante un etiquetado similar al que vemos en los electrodomésticos; o la Certificación de Vivienda Sustentable (CVS) que incluye, además de la CEV, una variedad de indicadores adicionales que van desde el bienestar interior, ahorro de agua potable, materiales y residuos, entre otros.

Por otra parte, existen las certificaciones de reconocimiento internacional. Entre la más conocida está LEED (Leadership in Energy and Environmental Design), que aborda aspectos similares a la CVS con un riguroso proceso de seguimiento de obra. A su vez, Edge, certificación promovida por el Banco Mundial y cuyos principales indicadores son el ahorro de energía, ahorro de agua y el carbono incorporado en los materiales de construcción.

Además de los beneficios medioambientales intrínsecos de incorporar buenas prácticas de construcción y diseño, las certificaciones ofrecen seguridad a los compradores de que el proyecto, en el que están evaluando adquirir su nueva vivienda, ha pasado por una metodología validada por una tercera parte que garantiza un desempeño optimizado en el consumo de recursos y un diseño que prioriza la salud de los ocupantes. A lo anterior se le suma la posibilidad de acceder a financiamiento preferente por medio de los “créditos hipotecarios verdes” que ofrecen algunos bancos.

Comunicar el desempeño energético de un proyecto, así como otras características de sustentabilidad incorporadas, se ha transformado en un desafío para los equipos de marketing de las inmobiliarias. Lograr captar al cliente con un mensaje claro acerca de lo que significa determinado porcentaje de ahorro de energía, carbono equivalente, agua u otros indicadores sumamente técnicos que se desprenden de las certificaciones, como resultados de desempeño, no es tarea fácil, pero es fundamental poder comunicar asertivamente sobre estos valores al público general.

Compartir Noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También puede interesarte


En Inmofest 1º Vivienda puedes cumplir el sueño de la casa propia